El poder de Google… en tu empresa

Cuando hablamos de internet, es inevitable pensar en Google. La afamada megacompañía fundada por Sergei Brin y Larry Page lleva muchos años dedicada a mejorar la experiencia de los usuarios de internet en todo el mundo. Hablar de Google es hablar del buscador más rápido y preciso del planeta (Google.com, 1997), de un servicio de correo electrónico de interfaz amigable (Gmail, 2004), además de un servicio de almacenamiento en la nube de primer nivel (Google Drive, 2012), y mucho más. Gran parte de estos servicios son totalmente gratuitos y son líderes en su tipo.

Si bien gran parte de los servicios Google son utilizados por usuarios naturales que consumen sus servicios en modalidad gratuita, te gustará saber que también es posible integrar tecnología Google especialmente preparada para tu empresa. Sí, personalizada, adaptada y especialmente preparada para tu empresa.

Google Apps for Work

¿Por qué habríamos de necesitar Google en nuestra compañía? Primero veamos qué es lo que tienen que ofrecer. Google Apps for Work se compone de productos que ya conocemos, pero orientados a la empresa. Entre ellos, tenemos buscador corporativo, correo electrónico empresarial con tecnología Gmail, Google Drive corporativo con asignación de cuotas por usuario, editor de documentos en línea con Google Docs, personalización de políticas de uso de internet, además de todo el poder de Google+ para uso interno de la empresa.

Imagínate que llegas a tu oficina un día lunes y necesitas continuar trabajando en esa planilla de cálculo que tiene información sagrada para tu departamento. Te vas al buscador Google para tu empresa, digitas el documento y en cosa de segundos lo ves en pantalla. Listo, lo abres y lo editas cómodamente desde tu aplicación Excel para escritorio o haces uso de tu Google Docs corporativo. ¡Ah!, pero antes de finalizar el documento, necesitas que tu colega de trabajo lo revise y ponga sus observaciones. Entonces recuerdas que tienes Google Drive corporativo, por lo que subes tu planilla a la nube y se lo compartes. Ok, tu colega te confirma (mediante chat corporativo de Google) que tiene el documento y lo está revisando. En cosa de minutos te confirma que todo está listo, por lo que ya puedes hacer envío de tan preciado documento a tu jefatura directa. Mmmm…. ¿lo compartes por Google Drive? Podría ser, o quizás sería mejor enviárselo por correo. Abres tu Gmail corporativo, redactas un mail elegante, tomas el archivo directamente desde tu unidad de almacenamiento en la nube y lo cargas. Cliqueas el botón ‘enviar’ y ya está, archivo enviado. ¡No puede ser, faltó corregir el nombre de archivo antes de enviarlo! Pero no hay problema, Gmail permite cancelar el envío del mail antes de que se envíe. Te quitas el sudor de la frente, revisas el archivo una vez más y ya está. Ahora sí, archivo enviado… Claramente hace un mejor entorno digital.

Todo personalizado y adaptado a tu empresa, con el respaldo y soporte de Google.

Muchas empresas a nivel mundial han dado el paso y ya cuentan con una suite variada de productos Google para su empresa. Personalizable, editable, totalmente flexible. El costo es de 5 USD por usuario.

¿Te interesa y quieres más información? Detalles, aquí.